raza churra

La raza Churra es una de las más primitivas de la península. Parece ser que al principio del cuaternario y durante el Paleolítico y Neolítico, existía ya en España una población que se extendía por la Cuenca Mediterránea y que tenía como representante al tipo clasificado con la denominación de “Ovis Aries Studery” y que a lo largo del Cantábrico y del Mediterráneo, deja a las razas Churra y Lacha como representantes del tronco churro.

 

La raza tradicionalmente ha tenido y un gran censo llegando a 1.500.000 ovejas reproductora, sin embargo la regresión de los sistemas extensivo de producción ha motivado una bajada de censos a 750.000 reproductoras en la actualidad.

 

El libro genealógico de la raza Churra se implanta en 1971, es llevado por la Asociación nacional de criadores de ganado ovino selecto raza Churra (ANCHE).

 

El censo de raza Churra se estima en unas 860.000 cabezas de ovinos puros, con 750.000 hembras de más de un año de edad.

 

La raza Churra se ubica fundamentalmente en la Comunidad Autónoma de Castilla y León, más concretamente en la cuenca del Duero, dentro de la Submeseta Norte, con su núcleo principal en las Comarcas de Tierra de Campos y la del Cerrato (Palencia, Valladolid, Zamora y León).

 

La Churra es una raza muy rústica, adaptada al clima continental de la zona de ubicación, calurosos y secos veranos con largos y fríos inviernos.

 

La raza Churra es una raza de doble aptitud carne y leche, se explota bajo dos objetivos comerciales “producción lechera y cordero lechal” o solamente para “cordero lechal”. De temperamento vivo, resistente y andadora, es capaz de buscar alimento en condiciones adversas; su rusticidad y facilidad de adaptación al medio, hacen imposible encontrar otra raza pura que, en idénticas condiciones de explotación, sea tan rentable.

 

La hembra de raza churra es de una gran precocidad sexual, como norma general, en los rebaños bien alimentados, el primer parto suele producirse entre los catorce y los dieciséis meses de edad.

 

De las 750.000 ovejas que hay en pureza, aproximadamente, sólo 350.000 están sometidas a ordeño, a pesar de la marcada aptitud lechera de la raza. El resto son explotadas para producir lechazos, sin ser ordeñadas.

 

El sistema denominado “producción lechera y cordero lechal”, es un sistema de producción semi-intensivo.

 

El tamaño medio de los rebaños que se ordeñan es de 600 cabezas aproximadamente.

 

El desarrollo de la producción lechera está fuertemente condicionado por el estado vegetativo de los pastos con fluctuaciones importantes dentro del mismo año y los años sucesivos.

 

La raza Churra se ordeña o bien después del destete del cordero o se simultanea la lactación y el ordeño. El periodo de ordeño oscila entre 120 o 150 días postparto, con unas producciones medias de 1 litro diario en este periodo de lactación. El rendimiento medio de la leche es de 6,80 % de grasa y 5,72 % de proteína.

 

La explotación de la raza Churra, hace que el cordero sea retirado a edades jóvenes (20 – 30 días) y sacrificado en forma de lechazo o lechal, con pesos de 9 a 11 kg en vivo. Estos corderos son consumidos, en gran parte, en la zona de producción, principalmente en forma de asados, como plato típico de la región.

 

El manejo en sistemas de “no ordeño” es más extensivo. La mayoría de las veces, por la escasez de recursos alimenticios, las ovejas no son ordeñadas y sólo se explotan para la producción de lechazos. En este sistema los rebaños son relativamente numerosos, alrededor de las 1.000 cabezas.

 

SELECCION Y MEJORA

 

En el momento actual cuenta con dos esquemas de selección, uno para producción de leche y otro para producción de corderos lechales o lechazos.

 

El programa de selección para mejorar la producción láctea se inicio en 1985, está basado en la prueba de machos por descendencia. Los caracteres objeto de selección son: cantidad de leche por lactación, rendimiento de la leche, morfología mamaria y morfología corporal.

 

Respecto al programa de selección para mejorar la producción de lechazos está en la fase inicial, comenzó en el año 2006. El objetivo de selección en incrementar la productividad numérica en base a la mejora de los criterios: longevidad, prolificidad y aptitud maternal.

 

Las acciones de selección y mejora de la raza Churra están organizadas por la ANCHE (Asociación nacional de criadores de ganado ovino selecto raza Churra). Esta asociación tiene la sede en Palencia,  cuenta con 138 socios, unas 90.000 ovejas, inscritas en el libro genealógico.